Tel: 011-4931-0051 | Mail: info@afcparg.org.ar

Buscar...

4 de noviembre de 2009 AÑO III N° 50
INAUGURACIÓN COTIZACIONES
Europa 3/11 variación
respecto del 1/1
NBSK € 510,43 + € 60,43
BHKP € 438,10 + € 22,10
LWC € 675,03 € 7,69
Ctd WF € 676,82 € 8,11
A4 B-copy € 772,00 € 69,50
Newsprint € 512,47 + € 18,02
RB Fluting € 285,66 € 41,79
Testliner 3 € 304,99 € 33,96
Testliner 2 € 319,06 € 60,14
Kraftliner € 402,16 € 82,71
White-top Kraftliner € 609,00 € 83,50
OCC 1.04 dd € 71,64 + € 37,11
ONP/OMG 1.11 dd € 86,96 + € 4,42
EE.UU. 3/11 variación
respecto del 1/1
NBSK US$ 796,51 + US$ 70,17
Newsprint 30 lb US$ 478,79 US$ 270,84
Newsprint 27 lb US$ 511,89 US$ 287,37
Fuente: Celulose Online.

*Solo para Usuarios Registrados:
Ver análisis detallado de las cotizaciones
JORNADAS 1 Y 2 JORNADAS 2 Y 3 JORNADA 4 JORNADAS 4 Y 5
» “Argentina puede triplicar su producción de pulpa de celulosa” » “La industria puede crear un vínculo virtuoso de desarrollo sustentable” » “Si se implementa correctamente, la Ley Forestal será un paso importante” » “Cuando no se pone a la comunidad en el centro, se fracasa” » “La industria forestal contribuye a la mitigación del cambio climático” » “No es un problema del futuro, hay que actuar ahora” » Se concretaron negocios por 36 millones dólares » “No lograremos el equilibrio sin poner en el centro las necesidades humanas” » Creciente interés de fondos extranjeros en el mercado argentino » “Implementaremos una política agresiva para atraer inversiones” » Consideran clave el desarrollo de un plan estratégico nacional » Concluyó con éxito el XIII Congreso Forestal Mundial

Estas empresas y/o asociaciones colaboran con el desarrollo de la industria celulósica-papelera

INAUGURACIÓN

Más de 7 mil participantes de 160 países asistieron al XIII Congreso Forestal Mundial en Buenos Aires

La inauguración del XIII Congreso Forestal Mundial “Desarrollo Forestal, Equilibrio Vital”, organizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), junto con el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, contó con la presencia del ministro de Agricultura, Julián Domínguez; del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, y del director general de la FAO, Jacques Diouf.

También participaron el secretario general del XIII Congreso Forestal Mundial, Leopoldo Montes; el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Homero Bibiloni; el director general de la Gestión del Medio Forestal y el Desarrollo de Canadá, Mario Gibeault, y el ministro de Administración Forestal de China, Jia Zhibang, junto con ministros de Chile, Congo, Costa Rica y Nueva Zelanda, así como delegaciones oficiales de Alemania, Australia, Brasil, España, los Estados Unidos, Finlandia, Francia, Holanda, Italia y Rusia.

Luego de resaltar la importancia de la conservación y el desarrollo forestal, sobre todo para rebatir los efectos negativos del calentamiento global, Montes destacó que la Argentina es el único país que ha tenido el honor de organizar dos veces el Congreso Forestal Mundial. Comentó además que posee una reserva de 33 millones de hectáreas de bosques nativos que albergan una gran biodiversidad. Respecto de los bosques implantados, explicó que la Argentina posee 1,2 millón de hectáreas, que abastecen al 90 por ciento de la foresto-industria nacional. En tal sentido, se refirió a este congreso como gran oportunidad para ofrecer los productos y el potencial del país.

Diouf, a su turno, hizo un reconocimiento a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, embajadora del XIII Congreso Forestal Mundial. También manifestó que el Congreso representa una “oportunidad única” para compartir experiencias y conocimientos sobre cómo resolver los problemas que afectan al sector. Y destacó el rol fundamental que desempeñan los bosques en la producción de alimentos y la conservación de los recursos naturales. En este sentido, dijo que la preservación de los bosques “puede contribuir a resolver las condiciones de vida de los 1.100 millones de personas que sufren hambre en todo el mundo”.

Asimismo, explicó que en el mundo hay aproximadamente 4.000 millones de hectáreas de bosques, lo que representa un 30 por ciento de la superficie terrestre. Dijo que entre 2000 y 2005 se perdieron 7,3 millones de hectáreas al año, frente a los 8,9 millones de hectáreas perdidas entre 1990 y 2000, lo cual para Diouf es “esperanzador”. Por otro lado, recordó que el equilibrio vital no se limita sólo al sector forestal, sino también incluye a la producción de cultivos, animales y energía. “Todos estos sectores se ven afectados por las decisiones que se toman en torno al desarrollo forestal. De ahí la necesidad de impulsar un enfoque integral”, indicó. Diouf abogó porque los países tomen medidas urgentes para limitar el calentamiento global, que producirá migraciones masivas, escasez de agua y aumento de la desertificación. Y dijo que el desafío es “mejorar los sistemas de producción agrícola de manera sustentable”.

A continuación, Jia Zhibang explicó que en 2007, después de casi 17 años de negociación en el Foro de las Naciones Unidos sobre bosques, la Asamblea General aprobó un instrumento jurídicamente no vinculante sobre todos los tipos de bosques. Esto representa un componente importante en las conversaciones internacionales como la convención de Naciones Unidas contra las desertificaciones, el convenio sobre la diversidad biológica y la convención marco sobre cambio climático, entre otros, que sentaron las bases para el desarrollo forestal sostenible.

“Por eso, estamos contentos al ver que los distintos países están adaptando sus políticas forestales a las cambiantes situaciones nacionales para promover activamente el desarrollo forestal sostenible. De esta manera, estamos observando el buen impulso de crecimiento constante de la cobertura forestal en algunas regiones”, dijo Jia. Mientras tanto, el director general de la Gestión del Medio Forestal y del Desarrollo de Canadá, Mario Gibeault, resaltó que “nunca el planeta tuvo tanta necesidad de lograr una correcta administración del desarrollo y la conservación forestal”.


El desarrollo sostenible, en manos del Estado y las empresas

En la Sesión Inaugural del XIII Congreso Forestal Mundial “Desarrollo Forestal, Equilibrio Vital”, su vicepresidente y secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Argentina, Homero Bibiloni, explicó que con relación al sistema forestal mundial existen numerosos documentos y declaraciones, pero un déficit muy grande de instrumentos para plasmarlos en hechos concretos. Al respecto, consideró a los recursos naturales como “actores estratégicos” de nuestros países, porque tienen un valor económico no sólo en términos de mercado, sino para el desarrollo de la vida en una comunidad.

Asimismo, agregó que en el paradigma del Siglo XXI aspectos como lo ambiental, lo productivo y el nivel de empleo y la inclusión social son variables que deben ser atendidas. También llamó a implementar políticas forestales unificadas y tener en cuenta la contención social para evitar migraciones masivas del campo a la ciudad, así como respetar a las comunidades originarias. Por último, señaló que hay que concientizar, tener una visión holística y asignar responsabilidades específicas en cada comunidad a las empresas, la ciencia, los trabajadores, la sociedad civil, las políticas públicas y los ciudadanos.

A continuación, el subdirector general de la FAO, Jan Heino, dijo que la crisis internacional impactó en el sector forestal al caer la demanda de productos y por ende los puestos de trabajo. Sin embargo, consideró que la crisis también representa una nueva oportunidad para generar políticas para el sector. “La recesión estimula la búsqueda de esquemas innovadores para el ordenamiento sostenible de los recursos. El sector cuenta con la capacidad de crear millones de puestos de trabajo, por ejemplo en forestación, reforestación y expansión de espacios verdes en áreas urbanas y semiurbanas”.

Por su parte, el ministro de Agricultura de Nueva Zelanda, David Carter, sostuvo que “el diálogo y el compromiso entre los actores involucrados en el sistema forestal nunca fue tan necesario, porque los desafíos que enfrenta son muy graves”. En este sentido, remarcó que según la FAO entre 1990 y 2005 se perdió el 3 por ciento de la superficie forestal mundial, y el 20 por ciento de las emisiones de gas de efecto invernadero son producto de la deforestación.

Acto seguido, hizo uso de la palabra el ministro de Ambiente de Costa Rica, Jorge Rodríguez, quien explicó que hace más de tres décadas su país decidió combatir la deforestación, mediante el aumento de áreas protegidas y la instrumentación de herramientas financieras. “Nuestra cobertura forestal pasó del 21 por ciento en 1987 al 51,4 por ciento en 2005, con una inversión que alcanzó los 2.000 millones de dólares, aportadas mediante impuestos de la comunidad”. También pidió que los países industrializados reconozcan los esfuerzos que están haciendo las naciones en vías de desarrollo y garanticen mecanismos de financiamiento.

Mientras tanto, el ministro de Economía Forestal congoleño, Henri Djombo, explicó la experiencia de gestión sustentable en la Cuenca del Congo, de la cual participan un total de diez países. “Más del 11 por ciento de los territorios de estos países se convirtieron en áreas protegidas que disponen de una biodiversidad abundante y variada, por lo cual representan un patrimonio importante para la humanidad. Sin embargo, los buenos resultados deben ser mejorados mediante un mayor aporte financiero”. Agregó que el plan exige 2.000 millones de dólares en los próximos diez años.

“Los flujos financieros destinados a este emprendimiento por parte de la comunidad internacional son tan bajos que uno se pregunta si hay una real voluntad de preservar esos ecosistemas, o si se trata de que los países implicados y sus comunidades se las arreglen como puedan”, concluyó.


Buscan mejorar la competitividad de las pymes

En la segunda parte de la Sesión Inaugural del XIII Congreso Forestal Mundial, el presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Carlos Casamiquela, aseguró que “uno de los objetivos prioritarios del INTA es el desarrollo de tecnologías que aumenten la competitividad de las pequeñas empresas forestales”. También explicó que el sector forestal en la Argentina tuvo un desarrollo notable, mejorando su inserción en los mercados latinoamericanos y europeos, mediante la diversificación de la producción, con productos de mayor calidad y de valor agregado.

“Esto constituye una de las condiciones necesarias para que las ventajas comparativas de nuestro país se transformen en elementos favorables para el intercambio comercial de nuestros productos y mejoras en la competitividad del sector”, dijo Casamiquela.

Por su parte, el jefe del Servicio Forestal de los Estados Unidos, Tomas Tidwell, explicó que los bosques cubren un tercio de la superficie total de los Estados Unidos y el Gobierno recompensa a sus dueños por su manejo sustentable. Asimismo, sostuvo que la reforestación es una parte importante de la restauración de los bosques que está emprendiendo su gobierno: “Nuestro objetivo consiste en comprender el cambio climático y sus efectos en nuestros bosques. Tenemos que considerar estos conocimientos a la hora de tomar las decisiones”.

Mientras tanto, el representante del Ministerio de Alemania y presidente de la UN COP Biodiversidad, Jochen Flasbarth, expresó que el objetivo y el compromiso de su país es reducir la pérdida de la biodiversidad, revertir la deforestación y apoyar un proceso de reforestación. “El desafío global número uno es combatir el cambio climático. Tenemos que trabajar en red para lograr una gestión de forestación sustentable. Necesitamos recuperar las tierras forestales degradadas. Hay 250 millones de hectáreas degradas en todo el mundo”, dijo.

El subdirector Forestal de la Federación Rusa, Victor Maslyakov, manifestó a su turno que su país quiere trabajar junto a la ONU para lograr un desarrollo forestal sustentable, ya que el 25 por ciento de los bosques de todo el mundo se encuentra en Rusia, lo cual representa el 42 por ciento de la superficie total del país. Asimismo, señaló que el gobierno de su país implementó incentivos fiscales para inversores y combate la tala ilegal y los incendios mediante un renovado sistema de control aéreo.

A continuación el viceministro adjunto de Recursos Naturales de Canadá, Jim Farrell, hizo referencia a un cambio de visión: “El desarrollo sustentable debe hacerse con justicia social”. El funcionario también señaló los desafíos que enfrenta el sector (aumento del precio de la energía, caída de la demanda, pérdida de puestos de trabajo), pero también las oportunidades.

EVENTOS

4ª RISI Latin American Pulp and Paper Outlook Conference
15 al 17 de noviembre, San Pablo, Brasil

ver Sitio de Internet

Congreso Iberoamericano de Investigación en Celulosa y Papel 2010
12 al 15 de octubre de 2010, Lisboa, Portugal

ver Sitio de Internet

JORNADAS 1 Y 2

“Argentina puede triplicar su producción de pulpa de celulosa”

Argentina estaría en condiciones de multiplicar por tres su producción de pulpa, teniendo en cuenta que la relación entre las toneladas de celulosa producida y las hectáreas de bosques implantados es muy baja, comparada con la de Brasil. Para ello, el Estado debería facilitar la instalación de la potencial inversión, no complicando las importaciones de equipamiento ni la posterior gestión de la empresa, además, de mejorar la infraestructura en orden a contribuir con la decisión de la instalación.

Así lo señaló Osvaldo Vassallo, presidente de la Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel durante su disertación titulada “De tango, samba y otros ritmos papeleros”, que llevó a cabo en la segunda jornada del XII Congreso Forestal Mundial. En la ocasión Vassallo también abogó porque el Estado genere y mantenga políticas que perduren en el tiempo.

Como ejemplo de la pérdida de posiciones que el sector vivió en los últimos 50 años, el presidente de la AFCP indicó que, en los 60 y 70, Brasil producía cuatro veces más pulpa que la Argentina. Pero en 1975, Chile superó a nuestro país. A comienzos de los 80, el país trasandino ya duplicaba la producción local, mientras que Brasil la superaba en 9 veces. A inicios de los 90, la Argentina volvía a empardar a Chile y reducía la brecha con Brasil a 6 veces. En la actualidad, la diferencia con Brasil es de 15 veces, con Chile de 4 y media e incluso Uruguay supera a nuestro país.

Vassallo también se refirió a las oportunidades regionales para el sector. Mencionó, en ese sentido, que es un área con características ideales para el desarrollo sostenible de las forestaciones, con alta productividad en pulpas de eucalipto, pino y bagazo de caña de azúcar, debido a la disponibilidad de suelos receptivos, temperaturas adecuadas y regímenes de lluvias abundantes. Además, explicó que las fuentes de materia prima están próximas a los centros industriales, lo que permite ventajas logísticas. Y que se trata de productos requeridos por los centros de consumo internacionales

A continuación, Juan Carlos Sacco, de FAIGA, se refirió a las perspectivas de la industria gráfica. Al respecto, indicó que las actividades más dinámicas serán: el packaging, las etiquetas e impresos de seguridad, que liderarán una expansión de 20 por ciento entre los años comprendidos de 2005 a 2010, y los impresos relacionados con la información al consumidor y la folletería, con un crecimiento previsto para el mismo período del 18 por ciento. Asimismo, subrayó que la adecuación tecnológica y el acceso a insumos de calidad y en cantidad serán las claves.


“La industria puede crear un vínculo virtuoso de desarrollo sustentable”

En la charla “Industria y Desarrollo Forestal”, que tuvo como moderador al secretario general adjunto del XIII Congreso Forestal Mundial, Olman Serrano, participó el representante ante la FAO de la Madera y el Papel, José Urtubey, quien disertó sobre el sector forestal-industrial en base a un desarrollo sostenible y expuso su importancia y los factores que lo favorecen.

En este sentido, con relación a la importancia económica, social y ambiental del sector forestal-industrial, explicó que en 2006 el comercio internacional registró 330.000 millones de dólares en productos (madera, tableros, pulpa y papel), y si a esto se añaden los números provenientes de la industria del mueble, hay que sumarle 54.000 millones de dólares. “Esto demuestra claramente la importancia que tiene el sector en una economía mundial”, dijo.

En el aspecto social, mencionó que alrededor de 1.200 millones de personas dependen de los bosques, y en cuanto al aspecto ambiental, que adquiere suma importancia la actividad por la absorción y el sumidero de carbono, el combate frente a la desertificación y la preservación de la biodiversidad. Aseguró que “el sector foresto-industrial contribuye con el 1 por ciento del PBI global” y señaló que en un mundo con serios problemas de pobreza la industria puede crear un vínculo virtuoso de desarrollo, estimulando el crecimiento de la infraestructura y los puestos de trabajo, dando oportunidad a las poblaciones rurales de tener medios de vida alternativos y alejándolos de la dependencia de los recursos naturales.

Por eso, en un mundo preocupado por el cambio climático, la industria de base forestal ofrece productos con un consumo relativo bajo de energía, producido de una fuente de materia prima renovable y reciclable. Asimismo, Urtubey dijo que la industria responsable es fuente de desarrollo sostenible y mencionó las condiciones para una industria próspera: una política foresto-industrial que contenga un marco legal e institucional adecuado; acceso a la materia prima; infraestructura; recursos humanos; financiamiento y promoción de la investigación y la innovación. Para todo esto se necesita una amalgama institucional y social que permita una interrelación fluida entre actores públicos y privados.

Para concluir, sostuvo que “el mundo ofrece posibilidades de crecimiento para el sector foresto-industrial y éste puede ser una gran oportunidad para el desarrollo sostenible. Por eso el desafío es crear las condiciones para una industria próspera, especialmente un marco legal, institucional y una política forestal a largo plazo”. El Representante ante la FAO de la Madera y el Papel dijo que para lograr los desafíos debe existir articulación entre el sector público, privado y la comunidad internacional, así como también una comunicación “responsable” para la sociedad.


“Si se implementa correctamente, la Ley Forestal será un paso importante”

En la Sesión Plenaria “Bosques y Biodiversidad”, disertaron el subdirector general de la IUCN, William Jackson; el director del Programa Internacional de Bosques, Rodney Taylor; Jane Goodall, directora del Instituto que lleva su nombre, y el director del Instituto Internacional de Bosques Tropicales del Servicio Forestal de los Estados Unidos, Ariel Lugo.

“En la Argentina, si se implementa correctamente la Ley Forestal, será un paso importante hacia la reducción de la deforestación”, dijo Taylor, quien agregó que “tenemos que unirnos para vencer el desafío que se nos presenta. Deforestación cero para 2020 es el objetivo. Pero esto implica que se reduzca y que se compense mediante la reforestación y la forestación de tierra degradada. La deforestación cero se puede lograr, pero si todos nos abocamos a ello: el sector forestal, la agricultura, la energía y las finanzas”.

Taylor sostuvo que los países ricos pueden aportar fondos para ayudar a las naciones en desarrollo en sus esfuerzos de reducción de deforestación mediante las iniciativas REDD, y que hay que fomentar prácticas de producción y compra responsable para los productos agrícolas y forestales, tales como mantener valores de conservación alto y respetar los intereses de las comunidades originarias.

Por su parte, Jackson se preguntó cómo abordar el cambio climático, por un lado, y cómo abordar la reducción de la pobreza, por el otro. “Ahora más que nunca tenemos que demostrar que la biodiversidad forestal y los servicios del ecosistema ambiental que proporciona aportan soluciones verdaderas a los cambios tan crecientes a que nos enfrentamos” opinó.

Por último, hizo uso de la palabra el Director del Instituto Internacional de Bosques Tropicales del Servicio Forestal de los Estados Unidos, Ariel Lugo, quien indicó: “El reto más importante al que nos enfrentamos en un futuro muy cercano es pensar qué vamos a hacer con menos petróleo. Hay que empezar a pensar en la sustentabilidad en una manera próspera. Seguramente, será el tema del próximo Congreso”.

PAPELES

XIII Congreso Forestal Mundial 2009
18 al 23 de octubre, Buenos Aires

Ver Noticias

Feria Forestal Argentina
24 al 27 de setiembre de 2009, Posadas, Misiones

Ver Noticias

Congreso Regional para las Américas del IRG
30 de noviembre al 2 de diciembre de 2008, Playa Flamingo, Costa Rica

Ver Noticias

XXI Congreso Latinoamericano de la Industria Gráfica
25 al 28 de noviembre, Buenos Aires

Ver Noticias

Feria Internacional de Tecnología para el Medio Ambiente
29 de octubre al 1° de noviembre, Bento Gonçalves, Rio Grande do Sul, Brasil

Ver Noticias

7as. Jornadas Internacionales sobre el Trabajo en el Sector Forestal
2 de octubre, Concepción, Chile

Ver Presentaciones

IV Congreso Chileno de Ciencias Forestales
1° al 3 de octubre
Talca, Chile

Ver Pósters

Feria Forestal Argentina 2008
25 al 28 de setiembre
Posadas, Misiones

Ver Noticias

6ta. Expo Forestal México Siglo XXI
4 al 6 de setiembre
Guadalajara, México

Ver Noticias

IV Congreso Forestal Latinoamericano
2 al 5 de abril
Mérida, Venezuela

Ver Conferencias

1ª Semana Internacional del Embalaje, Impresión y Logística
10 al 14 de marzo
San Pablo, Brasil

Ver Noticias

75° aniversario de la AFCP
30 de noviembre de 2007
Luján

Ver Fotos

JORNADAS 2 Y 3

“Cuando no se pone a la comunidad en el centro, se fracasa”

En el Foro de “Bosques y energía”, presidido por David Harchrik, la apertura estuvo a cargo del presidente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), Enrique Martínez, quien pidió reflexionar en profundidad acerca de los temas que se discuten sobre la relación de los bosques y la energía.

En este sentido, expresó que es importante señalar lo controvertido y arriesgado de plantear la relación del bosque y la energía desde una visión bilateral y desde una relación biunívoca: “Tenemos que tener en cuenta la relación entre los bosques, la energía y la comunidad y ésta última con los bosques y en esa relación circular debemos encontrar las soluciones que ya no eviten perjudicar a la comunidad, sino que busquen beneficiarla, jerarquizarla y potenciar la calidad de vida. Cuando no se pone a la comunidad en el centro, se fracasa”.

El presidente del INTI remarcó que la relación entre los bosques y la energía debe ser profundizada con absoluta responsabilidad y rigor: “Hay que tener en cuenta que en definitiva el problema reside en la relación entre la energía y la comunidad: si no se resuelven las necesidades energéticas de una comunidad, aproximándose a un menú sustentable, la relación entre los bosques y la energía será dependiente”.

Por último, dijo que “todo lo que podamos hacer en el estudio de la utilización de los residuos, el diseño de plantaciones energéticas, el estudio de los combustibles líquidos o de la utilización del bosque en la generación de energía será siempre bienvenido sólo cuando esté enmarcado en un tema de respeto por la comunidad, donde ni el mercado ni mucho menos la rentabilidad sea la variable dominante”.

Adrián Whiteman, economista de la FAO, explicó que la producción de bioenergía es un 10 por ciento del uso total que hace el mundo del combustible. Mencionó a las papeleras y la pulpa como ejemplos interesantes de bioenergía presentes en todas las regiones. Sostuvo que “si hacemos una proyección con la FAO y, además tenemos en cuenta las políticas de bioenergía actuales en los países, observamos que existirá un incremento en el uso moderno de la biomasa, como por ejemplo la producción de calor y de potencia”.

Además agregó que ahora la bioenergía se volvió más competitiva porque es más barata que la energía solar y eólica. Entre los tipos de biocombustibles mencionó el licor negro para la fabricación del papel. Por su parte, Michael Jack, investigador de SCION, presentó un proyecto realizado en Nueva Zelanda sobre “Bioenergía a gran escala a partir de bosques plantados”.

Destacó los aspectos positivos que esta experiencia aporta a los países: la plantación para la energía tiene un impacto significativo en los gases de efecto invernadero; si bien se evita las preocupaciones ambientales de los otros biocombustibles como la deforestación, impacta también en la producción de los alimentos; por cuestiones de biodiversidad, lo mejor es evitar regiones que nunca estuvieron cubiertas por bosques.


“La industria forestal contribuye a la mitigación del cambio climático”

En la Sesión Plenaria “Producir para el desarrollo; oportunidades para el desarrollo y gente y bosques en armonía”, participaron de Amba Bin Buang, Elizabeth de Carvalhaes, Frances Seymour y Teresa Presas. Carvalhaes, presidenta ejecutiva de BRACELPA, desarrolló su exposición “Contribución de la industria forestal a la mitigación del cambio climático”. Al respecto explicó que Brasil desarrolló muy bien las plantaciones para celulosa, papel, siderurgia y producción de madera. “De casi 7 millones de hectáreas de plantaciones, 2 millones son para la producción de celulosa. Tenemos más de 400 mil hectáreas de plantaciones hechas con familias que viven alrededor”, dijo.

La sustentabilidad va a ser la palabra del siglo y por eso hay que hacer un uso correcto de las posibilidades de producción de la tierra. “Las plantaciones naturales cumplen perfectamente estas condiciones porque son certificadas y viables”, dijo la disertante. También precisó que la certificación, cuando hablamos de desarrollo, es muy importante porque con ella se va a garantizar calidad, productividad y sobre todo, el origen de la madera. Brasil ha invertido para llevar celulosa a la comunidad internacional sólo proveniente de madera certificada.

Presas dio una visión sobre el mercado forestal desde el sector privado. Dijo que en 2005 los CEO de las principales empresas del sector firmaron un acuerdo mediante el cual se comprometieron a intentar un desarrollo sustentable. “La atención mundial nunca estuvo tan enfocada hacia los bosques, por su importancia económica y ecológica. Estos dos valores pueden reconciliarse para el beneficio de todos”, opinó.

Presas explicó que ya antes de la crisis económica mundial el sector venía atravesando un mal momento, con una demanda de madera en baja, que luego se acentuó por la caída en el sector de la construcción. Esta caída también afectó al papel. Todos estos factores implicaron una baja rentabilidad y por ende una caída de la inversión. Según Presas “el sector forestal no aprovechó las oportunidades que brindaban las commodities, aunque también es cierto que el mal momento fue producto de la falta de organización hacia dentro del sector”.

Sin embargo, Presas dijo ser optimista de cara al futuro y consideró que el potencial energético de la madera puede ser el “motor” para el resurgimiento del sector. En este sentido, puso como ejemplo el hecho de que en 2008 los Estados Unidos utilizaron 5 millones de toneladas de madera para obtener energía de biomasa. Además, agregó que el mercado de los productos forestales alcanzará en 2025 los 600 mil millones de dólares anuales.


“No es un problema del futuro, hay que actuar ahora”

En el Foro “Bosques y Cambio Climático”, que estuvo presidido por el director general de la Comisión Forestal del Reino Unido, Tim Rollinson, y se contó con la participación de numerosos disertantes nacionales e internacionales. Roberto Acosta, secretario de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, sostuvo que el cambio climático es uno de los mayores retos para la humanidad. Afecta a la biodiversidad, el ciclo hídrico y a las poblaciones que allí viven. A propósito, detalló los aspectos que se esperan de las negociaciones en curso para afrontar el cambio climático.

Un acuerdo efectivo para Copenhague debe contener cinco puntos: reforzar las acciones para asistir a los más vulnerables y pobres del mundo y permitir su adaptación a los efectos del cambio climático; reducir las emisiones por parte de los países desarrollados y en línea con las necesidades expresadas por la ciencia; realizar acciones de mitigación en los países en vías de desarrollo, respaldadas por un adecuado apoyo; incrementar significativamente los recursos financieros y tecnológicos para ayudar a los países en desarrollo a mitigar y adaptarse al cambio climático, y desarrollar una estructura de gobernabilidad equitativa para distribuir el apoyo.

También mencionó que es necesario que se movilicen recursos financieros suficientes y con sistemas de gobernabilidad equitativos para asegurar que las acciones sean efectivas y alcancen a los que necesitan apoyo. “No es un problema del futuro, hay que actuar ahora. Es urgente que se incrementen y fortalezcan las capacidades técnicas e institucionales en los países en vías de desarrollo con áreas forestales. Y en este proceso es vital el reconocimiento y la participación de las comunidades locales y pueblos indígenas si se quiere garantizar el éxito de las acciones”, expresó Acosta.

Nazareno Castillo, director de Cambio Climático de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Argentina, explicó a su turno que la tasa de desforestación en nuestro país asciende a 1,63 por ciento, en gran parte producto de la expansión del cultivo transgénico de soja. Castillo recordó que en la Argentina los dueños de los bosques son las provincias y que el Estado nacional sólo puede establecer “criterios mínimos” para su administración y desarrollo.

Sin embargo, recordó el importante paso dado por el país con la sanción de la Ley de Bosques, cuyos aspectos más salientes son: establecer financiamiento de 200 millones de dólares anuales para la conservación de los bosques; ordenarlos territorialmente en tres categorías (roja, área de conservación; amarillo, bosques que deben ser administrados de manera sustentable, y verde).

El funcionario dijo que el país “prioriza la reducción de la deforestación como primera medida para reducir las emisiones” y que el financiamiento para ello debe provenir de los países desarrollados. Asimismo, aseguró que la Argentina tiene como prioridad el cuidado de los bosques nativos y el respeto de los pueblos originarios que viven en ellos.

JORNADA 4

Se concretaron negocios por 36 millones dólares

Un total de 205 empresas de los cinco continentes participaron de las rondas de negocios que se realizaron por primera vez en un Congreso Forestal Mundial, con el objetivo de establecer redes de contacto entre las industrias madereras de América latina y África, las industrias que utilizan recursos externos, compradores, inversores y expertos técnicos de Asia, América del Norte y Europa.

“Los objetivos principales fueron incrementar las redes comerciales y mostrar los productos argentinos al mundo”, explicó Daniel Maradei, quien tuvo a su cargo la coordinación del evento. Asimismo, informó que participaron un total de 205 empresas, principalmente de América latina, pero también de Europa, Asia, África y Oceanía, que cerraron negocios por alrededor de 36 millones de dólares.

Durante la jornada se concretaron mil reuniones. “Muchas de ellas estaban agendadas de antemano, pero lo novedoso fue que también hubo muchas que surgieron de manera espontánea”, dijo. La mayor demanda la concentraron los productos de madera terminada, sobre todo pisos y decks. Además, la gama de oportunidades comerciales osciló desde las concesiones de bosques plantados, los productos forestales madereros y no madereros hasta la pasta y el papel, sin olvidar el carbono forestal y otros servicios.

De esta manera, la combinación de las conversaciones bilaterales con el contenido técnico de las presentaciones temáticas ayudó a los participantes del sector privado a fortalecer sus redes comerciales y a estar a la vanguardia de los nuevos desafíos y oportunidades comerciales. Asimismo, sus voces fueron escuchadas en el amplio contexto del congreso, contribuyendo a realizar un evento representativo de la industria y el comercio forestal.

Los destinatarios de la Jornada de Negocios fueron los encargados de la gestión de los bosques naturales y plantados; productores y comerciantes de madera maciza, tableros a base de madera, componentes y productos de valor agregado, pasta y papel; inversores, expertos técnicos, proveedores de productos forestales no madereros, formuladores de proyectos para reducir las emisiones de carbono, y delegaciones comerciales procedentes de todo el mundo.

Y en cuanto a los asociados, participaron organizaciones de promoción de la exportación de América latina; organizaciones de promoción de la importación de Asia, Europa y América del Norte; asociaciones de industrias y redes de comercio de productos forestales, y organizaciones internacionales que actúan en la promoción del comercio.


“No lograremos el equilibrio sin poner en el centro las necesidades humanas”

En la Sesión Plenaria “Los bosques al servicio de la gente”, moderada por Emilio Flores, director adjunto de la Comisión Nacional Forestal de México, expusieron Balgis Osman Elasha, representante del Alto Consejo para el Ambiente y los Recursos Naturales de Sudán y miembro destacada del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), galardonado en 2007 con el Premio Nobel de la Paz, y Esteban Jobbágy, investigador independiente del CONICET.

Balgis fue la encargada de exponer sobre los aspectos socioeconómicos del cambio climático y el manejo forestal. Al respecto sostuvo que existen pruebas, basadas en distintos informes, de que el cambio climático está sucediendo a una tasa mucho más rápida que la habilidad y capacidad de la mayoría de los ecosistemas de adaptarse o ajustarse a dichos cambios. “Nos estamos moviendo y alejándonos del promedio. Vamos a ver condiciones climáticas más intensas que antes”, dijo.

Entre las tendencias, Balgis mencionó los incendios forestales en todo el mundo, principalmente en América del Norte y el Sur de Europa. “El lema de este Congreso es el equilibrio vital, pero no podemos lograrlo sin colocar a las necesidades humanas y sus aspiraciones en el centro de la agenda del desarrollo forestal”, concluyó.

A continuación, Jobbágy advirtió que “es mucho lo que sabemos y podemos aprovechar, pero no estamos usando ese conocimiento de manera inteligente para producir mejor y cuidar más el ambiente”. Por otro lado, indicó que las plantaciones forestales han tenido un gran crecimiento, sobre todo en lo que respecta a pinos y eucaliptos.

“Ninguna otra utilización de la tierra puede competir con estas plantaciones en su capacidad de generar biomasa. Eso sin duda es una oportunidad. Por eso, hoy en el continente tenemos muchos focos forestales, aunque las plantaciones no son el principal uso que se le da a la tierra en la región”, completó.


Creciente interés de fondos extranjeros en el mercado argentino

Así lo aseguró Juekka Tissari, coordinador del Foro de Inversiones que se llevó a cabo durante el XIII Congreso Forestal Mundial, una experiencia inédita en este tipo de encuentros. El experto aseguró que “hay mucho interés en la producción forestal argentina por parte de inversores extranjeros, sobre todo de China”.

“Cuando empezamos a hablar de organizar el Foro, allá por febrero del año pasado, en plena crisis financiera mundial, teníamos muchas dudas. De hecho, varias empresas nos decían que no iban a poder venir porque no tenían presupuesto. Sin embargo, al final esto no fue tan cierto: hubo muchas empresas participando del Foro”, dijo Tissari. El encuentro, que convocó a más de 200 personas, contó con la participación de 26 especialistas que disertaron acerca de las problemáticas del sector.

“Hasta ahora el sector privado no tenía mucha participación en los congresos forestales, por lo que sus voces no podían ser escuchadas. Y ellos son muy importantes porque son los que trabajan para el desarrollo del sector”, explicó Tissari. Además, dijo que los debates fueron muy fructíferos. “Estoy seguro de que si algunas de las ideas que se intercambiaron y debatieron durante el Foro se implementan los resultados van a ser muy positivos”.

Por último, aseguró que para la FAO “es importante promover el cambio de modelo que se viene, que incluirá unidades de producción más pequeñas pero más flexibles para adaptarse”.

JORNADAS 4 Y 5

“Implementaremos una política agresiva para atraer inversiones”

Así lo manifestó el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Lorenzo Basso, durante el “Encuentro Forestal y Foresto Industrial AFoA 2009”, realizado durante el cierre del XIII Congreso Forestal Mundial. Del acto también participaron el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Homero Bibiloni; el secretario General del XIII Congreso Forestal Mundial, Leopoldo Montes; el subdirector general del Departamento de Forestación de la FAO, Jan Heino, y el presidente de AFoA, Adrián Lerer.

Basso anunció que el Plan Forestal “complementará los beneficios de la Ley 26.432 de promoción para las plantaciones, con políticas agresivas que favorezcan la radicación de industrias que consuman esa madera. Con esto apuntaremos a fomentar la instalación de clusters o conglomerados productivos, que se radiquen alrededor de los bosques y alcanzar así un desarrollo integral de la actividad”.

Además, opinó que “la materia pendiente es atraer inversiones industriales”, sobre todo “para procesar la madera ociosa que el país tiene disponible. Un ejemplo es la provincia de Corrientes con 420 mil hectáreas de madera disponible”. Por su parte, Bibiloni destacó el rol del sector privado en el desarrollo sustentable y la producción de valor agregado. También recordó que la Secretaría se encuentra trabajando para conformar la Guía Forestal unificada y aseguró que “lo ambiental tiene que entrar en la agenda de lo empresarial”.

Bibiloni dijo que quienes no se sumen al cambio de paradigma de desarrollo sostenible quedarán afuera del mercado por las regulaciones y también por la “conciencia social” en torno a este tema. “Hoy en día los consumidores de los países desarrollados se preocupan por la trazabilidad de los productos y cada vez más van a elegir aquellos que tengan la mejor huella ambiental posible. Y además hoy en día hay una sociedad mucho más activa respecto de la defensa y cuidado de medio ambiente”.

Mientras tanto, Lerer opinó que una de las conclusiones que podían extraerse del XIII Congreso Forestal Mundial era que “sin lugar a dudas, el sector foresto-industrial es un actor clave en la búsqueda del desarrollo sostenible” y recordó que la entidad que él preside incluyó el concepto de sostenibilidad en el lema de la institución.

“El desafío es encontrar la manera para atraer inversiones sobre todo a escala industrial”. Asimismo, Lerer remarcó los “hitos” alcanzados por el sector durante 2009: la prórroga de la ley de promoción de bosques de cultivo y la sanción de la Ley de Bosques, entre otros. Por último, convocó al Estado a comprometerse en lograr el desarrollo del sector para acceder al mercado internacional y opinó que en la agenda de 2010 una de las cuestiones prioritarias es “lograr que lleguen inversiones extranjeras”.


Consideran clave el desarrollo de un plan estratégico nacional

En un evento paralelo del XIII Congreso Forestal Mundial, moderado por Gustavo Braier y Claudio Anselmo, se ratificó la importancia que tiene para el sector público y privado contar con un plan estratégico de desarrollo forestal en las distintas regiones del país. Se coincidió en que contar con un plan es imprescindible para lograr industrializar y comercializar con beneficio la madera generada eficientemente en nuestro país.

La estructura del encuentro constó de dos instancias de presentaciones con una mesa técnica y una política. La mesa técnica estuvo conformada por Víctor Marecos (FAIMA) y Guillermo Verardo (AFCP) con el aporte de Eduardo Sancho que comentó la exitosa experiencia de la Corporación Vitivinícola Argentina. En tanto, la mesa política incluyó las disertaciones del presidente de AFoA, Adrián Lerer; del presidente de FAIMA, Pedro Reyna; del director de Recursos Forestales de Corrientes, Luis Mestres, y de la directora de Desarrollo Forestal de la provincia de Buenos Aires, Marina Piñol.

Braier indicó que “este plan debe ser tomado y entendido como una mecánica de trabajo, constante y permanente. Es dentro de este espacio donde se debe construir y generar consenso”. Mestres explicó: “Tenemos que planificar y mirar a largo plazo. Está muy bien que la iniciativa surja del sector privado y nosotros como gobierno estamos participando y acompañando este proyecto”. Su par bonaerense, por su parte dijo: “Debemos lograr que el sector forestal se incorpore a la agenda política, con alta prioridad”.

Respecto de la importancia de contar con un Plan Forestal para todo el país, se planteó lo complejo que se torna a veces la planificación de largo plazo, por los vaivenes políticos, económicos y sociales. Mestres opinó “Por eso, es tan importante el compromiso del sector privado en seguir trabajando para generar juntos políticas de Estado. Hay que entender que una ley como la 25.080, que incentiva las plantaciones y su manejo, es una herramienta. Pero que debe entenderse e integrarse como parte de una política de Estado”.


Concluyó con éxito el XIII Congreso Forestal Mundial

El acto de clausura contó con la presencia del secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Argentina, Homero Bibiloni; el subdirector general del Departamento Forestal de FAO, Jan Heino; el presidente del INTA, Carlos Casamiquela; el secretario General del Congreso, Leopoldo Montes; el secretario técnico, Tomás Schlichter; el secretario adjunto, Olman Serrano, y el Redactor de las recomendaciones en representación de Nueva Zelanda, Tomas Payne.

Bibiloni dijo que “hemos logrado llevar un mensaje al mundo globalizado y un fuerte mensaje para la Cumbre de Cambio Climático en Copenhague”, dijo. Y agregó que “el cambio climático tiene implicancias globales, mientras que los bosques, nacionales y regionales y, por lo tanto, está en juego la supervivencia. Si somos capaces de sembrar bosques, preservarlos y amarlos, la supervivencia planetaria estará garantizada”.

Por su parte, Montes sostuvo que las expectativas fueron superadas ampliamente e indicó que participaron 7.217 personas de todo el mundo, el 58 por ciento extranjeros y el 42 por ciento argentinos. También agregó que por primera vez se organizó una ronda de negocios en la que intervinieron 205 empresarios, que cerraron intenciones de negocios por 36 millones de dólares.

Payne expuso, como conclusión, que durante demasiado tiempo, los debates sobre los temas forestales han estado limitados a los interesados en el sector forestal. Y que ya es tiempo de adoptar un enfoque más integral para tratar los desafíos que deberemos afrontar. Por lo tanto, “el camino a seguir radica en la adopción de un enfoque integrado dentro de un paisaje para afrontar estos cambios, trabajando con asociados fuera del sector forestal a efectos de elaborar respuestas multisectoriales sostenibles”.

STAFF » Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel: Osvaldo Vassallo, Claudio Terrés, Adrián Lerer, Adrián Iglesias, Guillermo Schcolnik y Guillermo Verardo AFCP Noticias: Editor: Hernán Murúa Contacto:AFCP. Av. Belgrano 2852 (C1209AAN) Capital Federal. Tel.: (011) 4931-0051/2. Fax: (011) 4931-0053;
E-mail: afcpnoticias@afcparg.org.ar Internet: www.afcparg.org.ar ISSN 1851-5053.